Cómo Empezar a Aprender a Dibujar.

Lo más complicado a la hora de aprender a dibujar, es, cómo no, ponerse a dibujar.

Lo primero que tienes que hacer es coger un lápiz da igual el tengas, cualquier lápiz va a valer: uno que tengas en casa, el del colegio, de la oficina o con el que apuntas las receta de cocina. Da igual, lo importante es cogerlo y ponerte a dibujar en un papel. También de igual qué papel: una libreta, un folio lo que tengas… pero ponte con ello.

Ahora bien, mucha gente comete un error fundamental a la hora de empezar a dibujar, y es que se ponen a dibujar sin ningún modelo.
Lo más difícil en el arte es dibujar o pintar de la imaginación.

Ésa es la meta a la que todo el mundo debería aspirar alcanzar cuando quiere avanzar en dibujo o en pintura: poder crear de tu cabeza y hacer cosas nuevas.

Sin embargo, intentar hacerlo desde el primer momento es tan absurdo como querer practicar alpinismo, y sin haber subido jamás una montaña y empezar escalando el monte Everest. Además de casi imposible, sería una experiencia traumática y en breve abandonarías el alpinismo, alegando que “no estás hecho para ello”. Y no es cierto. Es solo que empezaste por lo más difícil.

Para poder imaginar cosas y dibujarlas directamente de tu cerebro, además de tener muchas ideas, tendrás que aprender a copiar lo que tienes en “la pantalla de tu imaginación”, es decir tienes que imaginar algo y que permanezca “ahí” el tiempo suficiente como para poder dibujarlo en detalle. Y eso requiere mucha concentración.
Y no sólo eso, además tienes que haber acostumbrado o entrenado a tu mano a dibujar, que tu mano obedezca a tu vista y tu cerebro para que dibuje lo que quieres, es un proceso, que no es difícil, pero sí algo de tiempo.

Y entonces, ¿cuál es el camino? ¿cómo llegarás a la meta? Debes empezar por dibujar cosas que ya existen en el exterior de tu cabeza. Es decir: objetos reales, paisajes, personas , flores, lo que sea. Te rodea todo un mundo que está deseando ser dibujado por ti!

Solo así es como vas a lograr avanzar tanto, como para poder dibujar lo que no existe más que en tu imaginación.
Dibujando lo que ves, con constancia, y poco a poco irás desarrollando en tu cerebro una “cultura visual” y habilitarás a tu mano para dibujar lo que ves.

Pero no te confundas, que debas hacerlo poco a poco, no significa que vayas a tardar una eternidad en aprender.

Cada persona tiene su propia velocidad de aprendizaje, yo no se cuánto tiempo necesitas tú en concreto. Pero sí se que con cada práctica, con cada dibujo que hagas, avanzarás más rápido que en el anterior y te será todo más fácil. Habrá días mejores y días peores. Harás dibujos que serán verdaderas maravillas y otros irán directos al contenedor de papel para reciclar. Habrá días que sientas que avanzas, y otros que mirarás con horror lo que dibujas y pensarás que “has perdido el don”, es normal y es parte del camino. El truco está en seguir caminando, seguir dibujando.

Antes de lo que crees serás capaz, sin dificultad, de dibujar lo que está en la exterior de tu cabeza, y sí, ése será el momento en que podrás dibujar lo que imagines.

Al principio irás “añadiendo” cosas a lo que dibujas, cambiando ésto o aquello de lo que estás viendo. Por ejemplo, imaginemos que tu meta es ser dibujante de cómic, y has dibujado ya muchas personas, tanto del natural como de fotos, películas, etc. Un buen día se te ocurre dibujar a quien estás dibujando algo más alto, o más bajo, o más gordo… otro día le pondrás ojos de pez o pies de tigre… ves a dónde quiero llegar? No se empieza creando todo un mundo nuevo, sino cambiando pequeñas cosas del que ya existe. Con el tiempo serás cada vez más capaz de cambiar e imaginar cosas que no estaban ahí. Y un buen día te encontrarás a ti mismo dibujando en un bloc una idea que acabas de tener…
Pero volvamos atrás un momento. No todo consiste en dibujar y dibujar sin parar cada día. Debes utilizar lo que se conoce como: Práctica activa.

Puedes dibujar fotos, láminas, exteriores, fruta o lo que te apetezca para entretenerte, y no necesitas pensar en en nada para ello. Será también muy gratificante y liberador. Pero si quieres avanzar, en cada trazo o pincelada debes intentar, por todos los medios, ir mejorando. Observate a ti mismo/a, aprende de tus errores, aprende qué te resulta más fácil y qué más difícil. Se consciente de tus debilidades y busca en Internet o libros (como éste) cómo solucionarlas.

Busca cómo lo han hecho otros, no necesitas inventar de nuevo la rueda. Aprovecha lo que han ido descubriendo otros artistas a lo largo de los siglos. Si quieres avanzar apoyate en sus descubrimientos y así llegarás más lejos que ellos.

Y ahora, si conoces mis tutoriales de YouTube,, sabrás que no me gusta perder el tiempo. Así que, basta ya de tanta cháchara pon en marcha alguno de los tutoriales que ves en ésta entrada y empecemos a dibujar!

pinit fg en rect red 28 - Cómo Empezar a Aprender a Dibujar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.