Cómo Empezar a Aprender a Dibujar.

Lo más complicado a la hora de aprender a dibujar, es, cómo no, ponerse a dibujar.

Lo primero que tienes que hacer es coger un lápiz da igual el tengas, cualquier lápiz va a valer: uno que tengas en casa, el del colegio, de la oficina o con el que apuntas las receta de cocina. Da igual, lo importante es cogerlo y ponerte a dibujar en un papel. También de igual qué papel: una libreta, un folio lo que tengas… pero ponte con ello.

Ahora bien, mucha gente comete un error fundamental a la hora de empezar a dibujar, y es que se ponen a dibujar sin ningún modelo.
Lo más difícil en el arte es dibujar o pintar de la imaginación.

Ésa es la meta a la que todo el mundo debería aspirar alcanzar cuando quiere avanzar en dibujo o en pintura: poder crear de tu cabeza y hacer cosas nuevas.

Sin embargo, intentar hacerlo desde el primer momento es tan absurdo como querer practicar alpinismo, y sin haber subido jamás una montaña y empezar escalando el monte Everest. Además de casi imposible, sería una experiencia traumática y en breve abandonarías el alpinismo, alegando que “no estás hecho para ello”. Y no es cierto. Es solo que empezaste por lo más difícil.

Para poder imaginar cosas y dibujarlas directamente de tu cerebro, además de tener muchas ideas, tendrás que aprender a copiar lo que tienes en “la pantalla de tu imaginación”, es decir tienes que imaginar algo y que permanezca “ahí” el tiempo suficiente como para poder dibujarlo en detalle. Y eso requiere mucha concentración.
Y no sólo eso, además tienes que haber acostumbrado o entrenado a tu mano a dibujar, que tu mano obedezca a tu vista y tu cerebro para que dibuje lo que quieres, es un proceso, que no es difícil, pero sí algo de tiempo.

Y entonces, ¿cuál es el camino? ¿cómo llegarás a la meta? Debes empezar por dibujar cosas que ya existen en el exterior de tu cabeza. Es decir: objetos reales, paisajes, personas , flores, lo que sea. Te rodea todo un mundo que está deseando ser dibujado por ti!

Solo así es como vas a lograr avanzar tanto, como para poder dibujar lo que no existe más que en tu imaginación.
Dibujando lo que ves, con constancia, y poco a poco irás desarrollando en tu cerebro una “cultura visual” y habilitarás a tu mano para dibujar lo que ves.

Pero no te confundas, que debas hacerlo poco a poco, no significa que vayas a tardar una eternidad en aprender.

Cada persona tiene su propia velocidad de aprendizaje, yo no se cuánto tiempo necesitas tú en concreto. Pero sí se que con cada práctica, con cada dibujo que hagas, avanzarás más rápido que en el anterior y te será todo más fácil. Habrá días mejores y días peores. Harás dibujos que serán verdaderas maravillas y otros irán directos al contenedor de papel para reciclar. Habrá días que sientas que avanzas, y otros que mirarás con horror lo que dibujas y pensarás que “has perdido el don”, es normal y es parte del camino. El truco está en seguir caminando, seguir dibujando.

Antes de lo que crees serás capaz, sin dificultad, de dibujar lo que está en la exterior de tu cabeza, y sí, ése será el momento en que podrás dibujar lo que imagines.

Al principio irás “añadiendo” cosas a lo que dibujas, cambiando ésto o aquello de lo que estás viendo. Por ejemplo, imaginemos que tu meta es ser dibujante de cómic, y has dibujado ya muchas personas, tanto del natural como de fotos, películas, etc. Un buen día se te ocurre dibujar a quien estás dibujando algo más alto, o más bajo, o más gordo… otro día le pondrás ojos de pez o pies de tigre… ves a dónde quiero llegar? No se empieza creando todo un mundo nuevo, sino cambiando pequeñas cosas del que ya existe. Con el tiempo serás cada vez más capaz de cambiar e imaginar cosas que no estaban ahí. Y un buen día te encontrarás a ti mismo dibujando en un bloc una idea que acabas de tener…
Pero volvamos atrás un momento. No todo consiste en dibujar y dibujar sin parar cada día. Debes utilizar lo que se conoce como: Práctica activa.

Puedes dibujar fotos, láminas, exteriores, fruta o lo que te apetezca para entretenerte, y no necesitas pensar en en nada para ello. Será también muy gratificante y liberador. Pero si quieres avanzar, en cada trazo o pincelada debes intentar, por todos los medios, ir mejorando. Observate a ti mismo/a, aprende de tus errores, aprende qué te resulta más fácil y qué más difícil. Se consciente de tus debilidades y busca en Internet o libros (como éste) cómo solucionarlas.

Busca cómo lo han hecho otros, no necesitas inventar de nuevo la rueda. Aprovecha lo que han ido descubriendo otros artistas a lo largo de los siglos. Si quieres avanzar apoyate en sus descubrimientos y así llegarás más lejos que ellos.

Y ahora, si conoces mis tutoriales de YouTube,, sabrás que no me gusta perder el tiempo. Así que, basta ya de tanta cháchara pon en marcha alguno de los tutoriales que ves en ésta entrada y empecemos a dibujar!

Quieres ser artista y vivir del arte? es eso posible? estás loco/a?

A lo largo de los años, han pasado por mis clases muchos padres de niños pequeños y medianos, padres orgullosos de que a sus hijos les gustara pintar y dibujar, y les apuntaban a las clases como complemento de su formación. Pero los años pasaban, y los niños se transformaban en adolescentes. Aproximadamente 3 de cada 4 abandonaban las clases entre los 11 y los 14 años. Otros intereses, estudios muy duros, salir por ahí, y también, padres que ya no consideraban tan interesante que sus hijos siguieran entusiasmados con la idea de dibujar y pintar a todas horas, con todas las cosas “importantes” que debían hacer para ganarse la vida.

Pero algunos alumnos permanecían en las clases, y otros se apuntaban con 15 o 16 años, todos estos sin excepción tenían algún plan de ganarse la vida dibujando o pintando. Algunos soñaban con dibujar comic, otros con pintar obras que se vendieran por millones…

Pero, salvo honrosas excepciones, todos tenían algo en común, al menos uno de sus progenitores estaba realmente muy preocupado por la fijación de sus hijos en querer dedicarse a algo tan poco rentable, tan poco práctico como esto de pintar “monas”.

Padres y madres venían pidiendo que mediara e hiciera entrar en razón a sus hijos. Que les explicara que ésto de dibujar y pintar es un pasatiempo, no un modo de vida.

Como comprenderéis, yo no podía hacer nada parecido.

Al contrario, me sentaba con ellos y empezaba explicarles esto:

En el mundo laboral, las artes gráficas son tan necesarias que si dejara de haber nuevos artistas durante tres años, es probable que muchas grandes empresas tendrían que cerrar.

Hay muchas salidas laborales para alguien con talento gráfico por ejemplo:

– Cine: la industria de animación necesita cada vez más artistas gráficos, hay una demanda mundial enorme de series y películas de animación. Son trabajos muy bien pagados, por cierto.

– Publicidad: Desde el más simple retoque fotográfico hasta el diseño de imagen de marca, campañas, diseño de productos de todo tipo.

– Industria y arquitectura: Estudios de ingeniería y arquitectura contratan y necesitan de delineantes (un tipo especial de dibujante técnico) y diseñadores graficos para un sin fin de actividades.

– Por supuesto: Comic de todo tipo y estilo.

– Ilustración: desde libros de texto a literatura infantil que es la que más se produce, la más cara y la que más se vende en todo el mundo.

– y cómo no: Arte como tal: Retratos y cuadros en general se venden cada día, para regalos, para decoración de alta y baja gama, etc.

-Enseñar dibujo y pintura…

Como ven, les decía a aquellos padres preocupadísimos, hay muy pocas cosas a las que su hijo pueda dedicarse que tenga más salidas laborales en una misma profesión. Es cierto que vivir “del arte” es distinto que otras profesiones. Requiere una mente abierta, saber adaptarte a lo que el mundo pide de ti.

En ese momento, me volvía al hijo/a y les decía lo siguiente (o más o menos):

Si te limitas a querer dedicarte a pintar cuadros, podrás ganarte la vida, pero te costará arrancar, y hay gente que no lo consigue nunca. Pero si quieres aplicar tu talento y usarlo como medio de vida, tienes muchos campos donde hacerlo. El mundo necesita siempre artistas gráficos que “sepan un poco de todo”.

Si de verdad quieres dedicar tu vida a la expresión gráfica tendrás que aprender muchas técnicas, el uso de programas de diseño digital, y tomarte muy en serio que toda tu vida serás tanto un profesional, como un estudiante, porque en el momento que dejes de formarte te quedarás atrás.

Habrá épocas con mucho trabajo y muchos ingresos, y otras con menos. Tendrás que aprender a administrarte, a guardar cuando ingreses mucho para tener cuando ingreses poco.

Mucha gente no te comprenderá, y algunos pensarán que estas loco/a por querer dedicarte a esto. Para conseguirlo tendrás que hacerte fuerte y trabajar duro.

¿Estás de verdad dispuesto a ésto? ¿no preferirías una profesión con menos complicaciones?

En este punto, la mayoría (como buenos adolescentes) estaba muy seguro de que sí, que podía con ello y más. Luego, con el tiempo algunos cambiaron de idea, y otros siguieron adelante. Estos últimos “viven del arte”, os lo aseguro. Porque sí se puede vivir como artista gráfico. Habrá quien gane más y habrá quien gane menos, hay muchos factores que influyen en un sentido u otro y eso es otra conversación.

Pero, si estás leyendo esto, y estás en un punto de tu vida que quieres saber qué dirección tomar, te digo lo mismo: Puedes vivir de ello, no lo dudes jamás, pero tendrás que hacer todo lo que mencioné antes. ¿estás dispuesto a ello?



El secreto del mejor material artístico del mundo

 
En internet, manuales, libros, academias nos encontramos siempre con una pregunta que se repite en todo el mundo: “qué material necesito”, “cuál es el mejor material”, “qué debo usar para hacer una obra profesional o una obra maestra?”
Y el caso es que respuestas hay muchas, pero pocas son tan sencillas y al mismo tiempo tan reales. 
No esperéis que os diga en este vídeo, cuál es la mejor marca de pintura o el pincel que mejores cuadros pinta. Os voy a decir realmente, cuál es el mejor material artístico que hay y dónde conseguirlo…
Como siempre, se admiten opiniones!
Hasta pronto!